Hoy vamos a hablar de la inflación, un tema cotidiano para los residentes de Argentina, Venezuela, o Zimbabue entre otros. Cuales son sus causas, efectos en la sociedad, como nos afecta en lo personal y que podemos hacer para evitar que nos perjudique.



¿Qué es la inflación?

Primero definámosla. La inflación es el aumento generalizado de precios sostenido en el tiempo. Aumentan todos los bienes y servicios constantemente, o, dicho de otro modo, nuestros billetes cada vez valen menos, por lo cual perdemos poder adquisitivo.

La gran mayoría de los países han logrado domar a este fenómeno, pero algunos siguen padeciéndola. Era común ver niveles altísimos de inflación en países que se encontraban en guerra, consecuencia de financiar los ejércitos y posteriormente abonar indemnizaciones y reparaciones, como le paso a Alemania en 1921 (por aquel entonces República de Weimar). Hoy parece ser un tema resuelto en el mundo. Desde aquí, Argentina, el primer cuatrimestre del año arrojó un 17% de aumento en los precios, y haciendo una proyección a fin de año, estaremos rondando un 50% de inflación anual, una verdadera locura.
 

¿Por qué se produce la inflación?


Es una larga discusión que tiene diferentes puntos de vista según que economista intente explicarla. Sin embargo, podemos señalar a la emisión monetaria como la principal responsable. Esta es una condición necesaria para que se produzca la inflación, pero no exclusiva. ¿Qué quiere decir esto? Que sin emisión no hay inflación. Pero ojo, también puede darse el caso de que haya emisión y que por otros factores de la economía, termine no resultando en un aumento general de precios. Esto lo podemos explicar con una ley muy vieja, la de oferta y demanda.

Para que la emisión no produzca inflación, debe estar al mismo nivel que el crecimiento del país. Si por ejemplo, el país tiene proyectado crecer un 5%, y la emisión es del 15% del total en circulación, vamos a tener una inflación del 10%. Debe haber en el mercado una demanda real de dinero que justifique esa nueva inyección de billetes, de lo contrario solo produciría inflación. Dicho en criollo, si el país crece, se producen y comercializan mas cantidad de bienes y servicios, por lo tanto se necesita de mas dinero para realizar un nivel mayor de transacciones.

La velocidad de circulación del dinero

Otro punto a tener en cuenta es la velocidad de circulación del dinero. Este aspecto es clave, y un ejemplo muy claro de esto fue la cuarentena vivida el año pasado. En épocas de crisis las personas tienden a gastar menos dinero, ya que la incertidumbre y el miedo de no saber que va a suceder con la economía, nos hace a todos ser mas precavidos y no consumir demás, ya que no sabemos si nos quedaremos sin empleo ni cuanto tiempo podremos subsistir con ahorros. Además, con el cierre de la economía las personas se ven obligadas a no gastar, ya que estando en cuarentena se restringe vacacionar, viajar, salir a comer o ir de compras. Todo esto afecta la velocidad de circulación del dinero, que solo logra retrasar la inflación, porque el exceso de dinero está, solo que no entró en el sistema. En cuanto la rueda empieza a girar nuevamente, comienza a dispararse la inflación.



(Niños jugando con fajos de billetes durante la hiperinflación de la República de Weimar, 1923)


¿Quiénes son los responsables de la emisión?

Los bancos centrales son los encargados de llevar adelante la política monetaria, que en muchos países funcionan de manera independiente, mientras que en otros son usados por los gobiernos a su antojo como método de financiamiento infinito. En definitiva, los únicos culpables de la inflación son los gobiernos, aquellos que no le dan la independencia necesaria al banco central para trabajar como corresponde y los utilizan para financiar el déficit fiscal producido por un excesivo gasto público.

¿Quiénes son los culpables de la inflación?

A menudo vamos a escuchar a los funcionarios echar la culpa de la inflación a los empresarios, comerciantes, monopolios, etc. Jamás vamos a escucharlos hacerse cargo de que son ellos los responsables. ¿Acaso no hay empresarios, comerciantes y monopolios en todo el mundo? ¿O solo pasa en los países inflacionarios que los empresarios quieren ganar mas dinero y por eso suben los precios? ¿En Estados Unidos por ejemplo, no les gusta ganar dinero? No tiene ningún fundamento el argumento de los políticos.


¿Cuáles son sus efectos en la economía?


Los efectos son muy negativos por donde se lo mire. Primero que promueve el consumo en exceso. Como el dinero tiende a depreciarse rápidamente y aumenta el precio de los bienes, las personas acostumbradas a esta situación no esperan para comprar lo que necesitan, y muchas veces compran por demás. El consumo en un principio produce crecimiento, pero si ese consumo no está respaldado con inversión para mejorar la producción de los bienes y servicios, lo único que logrará en el mediano plazo es inflación.
 

¿Por qué es importante producir mas y mejor?

Porque es la única forma que tiene una economía de crecer. Una sociedad puede tener pleno empleo, pero sin inversión se terminará estancando. Si las empresas invierten y mejoran la producción, pueden reducir los costos y aumentar la productividad, lo que redunda en poder bajar el precio del bien o servicio producido, y al mismo tiempo aumentar el salario.

La estanflación

Una sociedad que gasta todo lo que tiene, es una sociedad que no ahorra. Y el ahorro es una pata fundamental para el crecimiento. Si las familias no ahorran, las empresas no pueden tomar crédito. Y si las empresas no toman crédito, no pueden financiarse para producir mas y mejor. La consecuencia de no invertir en mejorar la producción es el estancamiento, que sumado a la inflación por el excesivo consumo nos lleva a vivir en un estado de estanflación.

Cuando un país entra en estanflación, termina acarreando el desempleo. Cuando este aparece, el estado aumenta las asistencias sociales, es decir, aumenta el gasto público. Como no alcanza lo que recauda, aumenta los impuestos para asistir a todas las personas que no tienen acceso al empleo. A su vez, el aumento de impuestos es algo que juega en contra de que se generen nuevas inversiones. Y como no se generan nuevos empleos y tampoco alcanzan los impuestos, el estado vuelve a recurrir al banco central para financiarse, entrando en un circulo vicioso autodestructivo, del que es difícil salir.

Previsibilidad de la inversión

Otro tema importante es la previsibilidad de la inversión. Cuando una persona tiene el capital para comenzar un negocio, se va a plantear varios escenarios. Por ejemplo, cuanto requiere de inversión inicial, cuanto va a pagar en salarios, cuanto va a demorar en recuperar la inversión inicial, cuanto va a cobrar por sus productos o servicios, etc. Son muchas las cosas que se ponen sobre la mesa para analizar la inversión. En una economía sin inflación es mucho mas fácil prever todo esto de antemano. Pero cuando hay que estudiar todos esos números en una economía inflacionaria de mas de dos dígitos, se vuelve mucho mas complicado, por lo que muchas veces se termina desistiendo de realizar la inversión.

Controles de precios

Los gobiernos pretenden controlar la inflación con controles de precios, es un clásico. Esto esta super demostrado que no funciona, y solo produce desabastecimiento. Si obligamos a una empresa a vender un producto a un precio que no le conviene, simplemente esta dejara de hacerlo.
 

¿Quiénes son los que mas la padecen?

Los mas afectados son siempre los mas vulnerables. Desempleados, jubilados, trabajadores asalariados y no registrados principalmente. Los que tienen empleo y los jubilados, tendrán aumentos que por lo general siempre corren por detrás de la inflación, perdiendo poder adquisitivo. Los que pueden salir mas airosos son los comerciantes y empresarios, quienes tienen el poder de remarcar precios según consideren necesario.
 
 

¿Cómo podemos protegernos de la inflación?


Hay algunas cosas que podemos hacer. Primero, a la hora del consumo, podemos comprar los alimentos y productos del hogar lo mas anticipado posible. Y si podemos stockearnos con productos de primera necesidad también es valido, como por ejemplo aceite, bebidas, enlatados, etc.

Usando la tarjeta de crédito a nuestro favor

Si la usamos correctamente, la tarjeta de credito es una gran herramienta. En épocas inflacionarias los gobiernos sacan planes de cuotas sin interés para reactivar el consumo. Cualquier electrodoméstico o compra importante que necesitemos hacer, es conveniente hacerla en cuotas, sobre todo si son sin interés. Con el correr de los meses, el producto habra aumentado de valor y nosotros lo habremos pagado a un menor precio. Sumado esto a que tendremos aumentos en nuestros ingresos (actualizacion de salarios, precios de los productos que vendemos o jubilación), la cuota se habrá licuado con el correr de los meses, saliendo mas barato.

Ahorro e inflación

A la hora de ahorrar, nadie en su sano juicio debe hacerlo en una moneda inflacionaria. Eso destrozaria nuestro capital. Lo recomendable sería en principio pasar nuestros ahorros a una moneda mas estable, como acostumbramos los argentinos a ahorrar en dólares. Tambien podemos hacerlo en Bitcoins, una criptomoneda deflacionaria por naturaleza, que ha demostrado ser reserva de valor en lo que lleva de historia. Y el oro, que es el commodity por excelencia de reserva de valor mas antiguo.


Pero debemos aclarar que comprar dolares no es invertir, si no preservar el capital. Estados Unidos suele tener una inflación de 2% anual, nada comparada con la argentina, pero tambien lo tiene. Por eso es importante no solo ahorrar, si no invertir esos billetes. Podemos comprar bonos, acciones, obligaciones negociables, utilizar algun fondo común de inversión para diversificar o revender productos. Pero estos temas los tocaremos mas adelante.