Algo que no muchos hacen y es fundamental para tener las finanzas personales ordenadas, es realizar un presupuesto. No solo las empresas y los gobiernos deben realizarlos para saber como gastan el dinero, si no también debemos hacerlo nosotros. Como dijimos anteriormente, hay gente que gana mucho dinero, pero de nada sirve si no se tienen las cuentas ordenadas. Algo muy común es que cuanto mas se gane, mas se gaste, y ese es un error también. Hoy vamos a tratar de presupuestar nuestra economía para tener un control de nuestros ingresos vs egresos. ¿Cuál va a ser el objetivo en este caso? Tener superávit, es decir, que nuestros ingresos sean superiores a nuestros egresos. 

El presupuesto por lo general suele realizarse a finales del año, y se proyecta para el año siguiente. Luego, una vez que el año va transcurriendo, debemos ir viendo si el presupuesto va acorde a lo planificado, o hay que ajustar algo que se nos esta escapando. En nuestro querido país, Argentina, este presupuesto recomiendo actualizarlo mensualmente, ya que la inflación en estos tiempos suele rondar el 4% mensual como algo habitual, es decir, un mes en nuestro país son 2 años de inflación en los Estados Unidos, y esa es la velocidad con la que debemos manejar nuestras finanzas.

Una de las reglas mas extendidas es la del 50/30/20. Esta consiste en dividir nuestro sueldo en tres categorías bien definidas que explicaremos a continuación:

50%: necesidades básicas
Esta es la categoría que se lleva la mayor parte de nuestros ingresos. Aquí dentro debemos incluir todos los gastos que necesitamos para subsistir.  Por ejemplo, los gastos de alimentación, la nafta del auto, prepaga, cuota del colegio de los chicos, luz, gas, internet, alquiler, etc. 

30%: deseos y gustos
En esta categoría incluimos los gustos que podemos darnos. Una salida a un restaurante, una escapada de fin de semana, ir a ver un partido de futbol, una campera nueva cuando ya tenemos otras en el armario, etc.

20%: ahorro e inversión
Y aquí es donde comenzamos a crear un patrimomio. Es fundamental ahorrar esta porción de nuestros ingresos, o lo que se pueda. Si puedes un 10% tambien esta bien. Cada ahorro que sumamos a nuestra cuenta es un paso adelante. La mayoría de las personas primero gasta todo el dinero y despues ahorra lo que puede. Intenta que sea al revés, primero pagate a ti mismo.

Importante: no confundir necesidad con deseo.
Aquí hay una pequeña trampa en la que no debemos caer. ¿Cuándo algo es necesidad y cuando deseo? Por ejemplo un par de zapatos nuevos pueden ser una necesidad si ya es momento de cambiar los que tenemos, pero se vuelve un deseo si tenemos tres pares de zapatos y queremos comprar otros porque nos parecen lindos.

¿Es necesario crear un fondo de emergencia? 
En lo posible, si. Muchos recomiendan tener ahorrado entre 3 y 6 veces nuestros ingresos mensuales para prevenir cualquier contingencia. Por ejemplo, si se nos rompe el auto, se rompe algo de la casa, o se nos enferma un familiar, debemos recurrir a endeudarnos con la tarjeta de crédito o pedir prestado, y es en este momento que se comienzan a desordenar nuestras finanzas. Por eso, si puedes separar un 20% de tus ingresos para ahorros, procura que un 10% de eso sea para crear tu fondo de emergencia y el otro 10% para ahorro e inversión. Siempre es bueno tener a donde recurrir en lugar de endeudarse.

¿Qué porcentaje de mis ingresos se lleva la tarjeta de crédito?
La tarjeta de crédito es una herramienta muy importante si se la sabe utilizar como corresponde. Como dijimos antes, tenemos dos categorías donde podemos encuadrar los consumos de la tarjeta, necesidades y deseos. Debemos desglosar que gastos corresponden a cada categoría, y ahí sumarlo con los otros gastos correspondientes a, necesidades por un lado y deseos por el otro. Personalmente, recomiendo que tus obligaciones con la tarjeta no representen mas de un 10% de tus ingresos.

Recuerda que cuanto antes comiences, antes lograrás tus metes. Una hoja y un lápiz es todo lo que necesitas para comenzar a ordenar tu vida financiera. Si te es mas cómodo, puedes usar hojas de cálculo. Una vez que tengas tu presupuesto armado, quizás veas que te estas excediendo en los consumos establecidos, no importa. Debes plantearte metas, intentar mes a mes ir achicando esa brecha que te excede del presupuesto. Poco a poco irás acomodando tus finanzas para poder llegar al objetivo de comenzar a ahorrar. 

Y si en lugar de excederte en los consumos, te pasa lo contrario, y en lugar de gastar el 50%, solo utilizaste un 45% del presupuesto de necesidades básicas por citar un ejemplo, la diferencia puedes usarla para generar mas ahorro. A continuación les dejare un ejemplo de como podrían armar un presupuesto personal para que lo vayan practicando.


Este es un esquema donde principalmente controlamos todos nuestros gastos básicos. No hemos integrado el grupo del 30% ni el 20% del ahorro. Lo que hemos hecho es dividir nuestros gastos básicos en 3 categorías distintas, donde por un lado tenemos las obligaciones, deudas con tarjetas y créditos personales donde ya tenemos compromisos asumidos por varios meses. En la siguiente categoría tenemos gastos fijos del mes, que son gastos inevitables, y por último los gastos del hogar. Este es solo un ejemplo, tu puedes armar uno parecido, modificarlo a tu gusto o plantearlo de otra forma. Lo importante es que tengas controlado como gastas tu dinero, es el primer paso para tener unas finanzas personales ordenadas. 

Y tu, ¿Tienes controlados tus gastos? ¿Haz hecho alguna vez un presupuesto? ¿Qué cosas estabas haciendo bien y cuales crees que debes corregir para mejorar tu bolsillo?